Páginas vistas en total

domingo, 15 de octubre de 2017

BUTÁN: UNA EXPERIENCIA ÚNICA SOBREVOLANDO LOS HIMALAYAS

                                         

Los que visitamos Bután o Nepal, no renunciamos a acercarnos lo más posible al Everest y a otras grandes cumbres.  Muchos optan por alquilar un vuelo panorámico por la cordillera de los Himalayas que permiten ver muy de cerca las grandes cumbres de la espina dorsal de estas altas montañas.  Pero los que viajamos entre ambos países tenemos dos posibilidades para hacerlo, a la ida y a la vuelta.Y en esta ocasión lo conseguimos.  La vuelta desde Bután fue espectacular con las tres grandes cumbres Makalu (8.463 msnm), Kanchenjunga, la tercera montaña más alta del  mundo (8.586 msnm) y el techo del mundo, el Everest (8.848 msnm) saludándonos desde sus atalayas, toda una proeza.

En marzo tenemos una nueva expedición a los antiguos reinos de la India y Nepal y el reino de Bhutan y tendremos de nueva la oportunidad de visitarlo.Este grupo irá acompañado por nuestro compañero Manuu Shukla. Tienes toda la información en ese enlace.

martes, 10 de octubre de 2017

4X4 EN KENIA

                                 

Aprovechamos nuestro último safari en Kenia para estrenar nuevos vehículos todoterrenos. Modernos toyotas 4x4 que nos desplazaran en nuestros safaris, no solo por la carreteras keniatas sino por los caminos OFF ROAD donde observamos, como se ve en las imágenes, algunos de los seres vivos más espectaculares de nuestro planeta.


Ya tenemos las nuevas salidas para Semana Santa y verano confirmadas en nuestro calendario por si queréis echarle un ojo.

domingo, 8 de octubre de 2017

BUTÁN: ORACIONES DE MONJES EN EL PARQUE NACIONAL DE JIGME DORJI WANGCHUCK



Ruedan y ruedan las oraciones en el templo

La Tierra del Dragón como se conoce al reino de Bután, entre la India y China, es conocido como el último Shangri-La ya que se encuentra aislado del mundo, restringiendo el turismo en algunas zonas. Está tierra alberga algunos de los parques más hermosos del mundo a la vez que construyó en su pasado algunos monasterios en lugares inhóspitos como queriendo salvaguardar la paz y la ecología de esos santuarios de pristinos paisajes. 

El Monasterio de Cheri o Chagri Monasterio Dorjeden,  es uno de esos monasterios construidos en lugares únicos. Este se encuentra dentro del Parque Nacional Jigme Dorji Wangchuck. Es un monasterio budista establecido en 1620, por Zhabdrung Ngawang Namgyal, el que fuera fundador del estado de Bután. Namgyal tenía solo 27 años cuando construyó el monasterio, y se retiró allí durante 3 años después de su construcción. El monasterio, que ahora es una importante escuela de enseñanza y centro de retiro de la orden Drukpa Kagyu del Sur, está situado en el extremo norte del valle de Thimphu a unos quince kilómetros de la capital. Se asienta en una colina sobre el final de la carretera en Dodeyna y se tarda aproximadamente una hora a pie por la colina empinada para llegar al monasterio. 

En la ascensión de unos 2 kilómetros de subida  y unos 300 metros de desnivel, vemos la belleza de los bosques donde se construyó, en medio del parque nacional que fue nominado en honor al tercer rey dragón de Bután. El parque constituye el área protegida más extensa del reino, con 4,349 km2 de superficie. Su territorio varía entre los 1,000 m hasta los 7,100 m sobre el nivel del mar, lo que favorece la vasta diversidad topográfica de uno de los ecosistemas más elevados del mundo, y destacan las cumbres sagradas Jomolhari, Tsherimgang y Jitchu Drake. Está considerado por la UNESCO como una joya de conservación con valor universal excepcional.

Peregrinos que no saludan y nos agasajan

Subiendo por la ladera, vamos saludando a peregrinos que vienen de hacer sus ofrendas o simplemente de saludar a sus hijos que están estudiando en el monasterio. Los monjes pueden quedarse de por vida o solo estar unos años. El mismo rey de Bután paso tres años en  uno monasterio y el rey de Tailandia también ha acudido varias veces a buscarse a uno de sus monasteros tailandeses. Es un momento único en la vida para la reflexión y el autoconocimiento.

Laderas verdes cubiertas de flores y donde las oraciones y los mantras son llevadas por el viento a lugares únicos. Esta reserva natural donde se enclava el monasterio, se extiende a través de cinco distritos: Paro, Timpu, Punaka, Wangdue Phodrang y Gasa.  En sus tierras brotan aguas termales curativas. Es la morada de 376 imponentes glaciares, cuya nieve al derretirse, conforma lagos que alimentan algunos de los principales ríos de Bután: Pachhu, Wangchhu, Pho Chhu y Mo Chhu, donde se han desarrollado grandes proyectos hidroeléctricos para generar energía limpia y renovable que se exporta a la India y que es la principal fuente de divisas que ingresa el pequeño país anclado en el medievo.

Al llegar a a  cumbre, después de una larga hora de ascensión, nos reciben unos monjes jóvenes, sus familias están sentadas junto a ellos, han venido de visita y nos invitan a té masala, galletas de gengibre y arroz inflado. Hablan escaso inglés pero nos vamos entendiendo y se afanan en fotografiarse con nosotros y contarnos sus cosas. En el templo hay una oración y decenas de fieles la siguen y nos invitan a quedarnos. Todos los monjes van encapuchados y tocan sus instrumentos tradicionales. El rimpoche está sentado sobre una elevación dentro del estrecho templo y dirige la oración. No nos permiten sacar fotos. Fuera, muchos peregrinos hacen rodas la rueda de oraciones.

Los monjes y sus familias nos saludan

Al bajar vamos haciendo disparar la cámara en los hermosos bosques que colindan el sendero. Es sin duda uno de los lugares más hermosos del país. El parque es también una de las más ricas zonas en diversidad cultural y biológica. Considerada por la UNESCO como una joya de conservación con valor universal excepcional, es el refugio de muchas especies en peligro de extinción de la flora y la fauna, así como del patrimonio cultural. Alrededor de 6,000 personas organizadas en comunidades semi-nómadas habitan en el parque, viviendo desde hace siglos en perfecta armonía con el entorno natural. Cada una cuenta con su propia cultura y dialecto. Además es el único lugar en el planeta donde conviven el Tigre de Bengala Real (Panthera tigris tigris) y el Leopardo de las Nieves (Uncia uncia). También habita el Takin (Budorcas taxicolor whitei), un mítico animal endémico de esta zona y declarado animal nacional en Bután. 

Aunque Bután es extremadamente cuidadoso con el medio ambiente, esto no lo exime de sufrir las amenazas que conlleva el cambio climático mundial, lo que ha provocado el aumento de inundaciones y la retracción de los glaciares del parque. Los cuidadores vigilan constantemente el daño producido por la urbanización, construcción de carreteras, basura de merenderos, cazadores furtivos y coleccionistas, entre otros.

Al finalizar el sendero, un hermoso tigre de madera nos saluda, sobre el cartel otro fotografiado nos avisa que ese es el famoso corredor que los tigres utilizan para desplazarse entre la India, Bután, Nepal y China, que si, que hay tigres en el parque. Probablemente hemos pisado alguno de sus senderos. Pensarlo me llena de alegría, los que me conocen ya saben que no milito en ninguna religión, pero quien sabe si las oraciones de esos sencillos monjes en este alpino monasterio de Bután, traen buena suerte al felino más amenazado de Asia. Si es así, gracias monjes budistas.

martes, 3 de octubre de 2017

DÍA MUNDIAL DE LOS ANIMALES: UN CUENTO DE SUPERVIVENCIA Y ECOTURISMO

La soledad del Águila de los Andes tras su captura

Una mañana fría, cerca del Valle del Colca, a más de 4.000 metros de altura en Perú, el agricultor acudió como cada día a la chakra a cultivar su tierra. Al llegar un enorme águila andina estaba posada en la tierra, fría y asustada.El hombre se acercó y la recogió con sumo cuidado, se la llevo a casa y comprobó que tenía el ala rota. La cuidó y la recuperó y la enseñó a posarse sobre una madera a la entrada de su casa. Todo el pueblo venía a verla, tenía un porte especial, era bella de verdad. Muchos vecinos les traían ofrendas, fruta, comida, regalos..., se corrió la voz y algunos turistas que pasaban por el pueblo se paraban a fotografiarla y dejaban algunas monedas sobre la mesa.

Con el excedente que producían las visitas del águila, el hombre no necesitaba ir al campo, su chakra comenzó a morirse, pero no le importó, su nuevo "negocio" le dejaba suficiente para no volver al campo. El águila se curó y como ave libre, una mañana comenzó a tirar de su cuerda para marcharse, el hombre asustado la metió en casa y tras consultarlo con la familia le corto las puntas de sus alas y se prometió a hacerlo cada vez que crecieran para impedir que marchará. Además confió en su hijo este nuevo "negocio", él buscaría clientes que traer para la fotografía .El chico salia cada mañana con el ave a pasearla que todos la vieran.

Sucedió que otros vecinos tuvieron envidia y subieron a la sierra.Algunos volvieron con pollos de águila que comenzaron a criar. Al poco tiempo en el pueblo había más de 10 águilas que animaban la única calle polvorienta que corría por el pueblo. Seguían viniendo turistas que se repartían para fotografiarse con las águilas, pero ya no daba para tanto. Los vecinos se aburrieron de llevar ofrendas, ya no era tan benefactora el águila, ya había muchas.... El hombre cayó enfermo y dejó de salir a la calle, sufría al ver tanto desdén y rencor de sus vecinos.

El chico no ganaba suficiente para mantener su familia con el águila. Una mañana se sentó frente a su padre enfermo y le dijo que debía dejarlo, que ahora debía buscar como mantener a la familia. Su padre le bendijo y le dijo "sube al monte y hazte cargo de la chakra, cultivala y volvamos a la agricultura". Y entonces el chico le dijo al padre " padre como puedo hacerlo si usted no me enseño a cultivar".

Y debio dejar el pueblo de sus ancestros, marchar a un suburbio de la ciudad y mendigar para poder salir adelante.

Este cuento nace de la pena de ver águilas cautivas en el Cañón del Colca en Perú, Águilas de los Andes que son capturadas para que turistas de "los selfies", una especie desgraciadamente cada día más abundante, tenga su "trofeo" en casa. Necesitamos cada día más de un turismo responsable y que los guías de turismo no formen parte de este mercadeo.

En agosto volvemos a la zona, si nos quereis acompañar tenéis toda la información aquí.

domingo, 1 de octubre de 2017

BUTÁN: LA EXTRAÑA FELICIDAD DEL QUE CREE VIVIR EN EL MEDIEVO

La felicidad de un pequeño país que se escenifica en las zonas rurales

Dicen que Jigme Singye Wangchuck, cuarto rey de Bután, cuya imagen vemos en cada uno de los hogares de este país del tamaño de Suiza, con apenas 700.000 habitantes, convirtió en 2008 as su país en la democracia más joven del mundo. El 2 de junio de 1974, en su discurso de coronación, Jigme Singye Wangchuck dijo: "La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto". Tenía 18 años y se convertía, tras la repentina muerte de su padre, en el monarca más joven del mundo. Y ahí dió comienzo su aventura y la de su país para conseguir que la filosofía de la felicidad interior bruta (FIB) fuera su modelo de desarrollo y alcanzar la máxima de que el progreso no debe basarse estrictamente en el flujo de dinero que el desarrollo de esta sociedad, se basara en avanzar tanto en lo material como lo espiritual. La sociedad no solo debe valorar el rendimiento económico, sino de su felicidad.

Bután hasta los años 70 era un país donde el budismo lo ocupaba todo, el día a día de su gente y de su gobierno, era un país sin escuelas, sin hospitales, todo se fiaba a Buda y en él se resguardaban todo, Tras la apertura el rey ordeno dedicar todo el esfuerzo a la educación y lleno de colegios el país. La televisión llegó a Bután en 1999, al mismo tiempo que Internet. Thimpu es hoy la única capital del mundo sin semáforos. Hoy el budismo está presente y con fuerza, lo hemos visto en las peregrinaciones a los monasterios, pero a diferencia que en otros países budistas, estos monjes no necesitan laborar para comer, el gobierno los subvenciona mensualmente...

El concepto butanés de la felicidad interior bruta se sostiene sobre cuatro pilares, que deben inspirar cada política del Gobierno. Los pilares son: 1. Un desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo. 2. La preservación y promoción de la cultura. 3. La conservación del medio ambiente. 4. El buen gobierno. Y ese es importante, he tenido la oportunidad de hablar con uno de los 41 diputados del país y me comentó que en su país no hay corrupción, que la gente no lo entiende.

Es obligatorio llevar el traje nacional para preservar a identidad del país

 Todo esto está muy bien y de verdad que al pasear por los pueblos del país una parece entender esa felicidad cuando ve a los pequeños ir a la escuela a primera hora o cuando ve a los funcionario, que son los únicos que tiene dos días de fiesta cada semana, disputar torneos de arco, deporte nacional, en la mañanas festivas y saltar de alegría cuando aciertan. Pero una comienza a dudar cuando analiza si las peculiaridades del país hacen su experiencia exportable porque, no olvidemos que Bután es una de las economías más pequeñas del mundo, basada en la agricultura (a la que se dedica el 80% de la población), la venta de energía hidráulica a la India y el turismo. Y es un país altamente dependiente de la ayuda externa. Y aunque uno piensa que probablemente el concepto de FIB les suene a chino a las remotas tribus de pastores nómadas del este, que se visten con pieles de yak, practican una religión animista y ofrecen animales sacrificados a sus dioses en las montañas o a los 100.000 ciudadanos de la minoría étnica nepalí que viven en campos de refugiados en Nepal desde principios de los noventa, después de haber sido expulsados de Bután por el Gobierno. O sin ir más lejos cuando se aleja uno de la calle principal de Thimpu o Paro, y ve como viven sus ciudadanos fuera de las cámaras, intentando copiar la cultura occidental, conectados a Internet, cantando en karaokes o tomando copas en los club que se van instalando.

Bután quiete hacer crecer su economía con a fuerza de sus ríos que generan energía hidráulica que venden a India y en el turismo que vamos llegando poco a poco. El turista debe pagar una tarifa de 220 dólares al día, que incluye alojamiento, comidas, entradas a museos, desplazamientos interiores y guía. Así se controla el crecimiento. En este país esta prohibido entrar por tu cuenta, todo debe estar controlado.

Funcionarios jugando al tiro con arco en la mañana de domingo

Y es ese extraño control el que realmente nos hace dudar. Todo está controlado en el país. Y eso no es bueno. Pero esperemos que les salga bien aunque uno duda ya que la occidentalidad crece de forma desaforada y los productos de consumo llegan a los mercados a la misma velocidad que llegan las verduras y chilis que se venden en los mercados locales.