Páginas vistas en total

martes, 12 de diciembre de 2017

MANCHESTER; LA ABEJA OBRERA QUE NUNCA DEJA DORMIR A LA CIUDAD

Busy bee la abeja de no a lo atentados, no al Brexit si a la libertad y la convivencia

Busy bee, es el símbolo de la ciudad de Manchester, es un abeja, la abeja obrera.El bichito que nunca la deja dormir, que se levanta muy temprano y que zumba todo el día y toda la noche animando a sus vecinos y visitantes a mantenerse despierto prácticamente toda la semana, sobre todo si vives o te alojas en los barrios del centro donde se concentra la mayor parte de la vida nocturna de la ciudad.

La abeja simbolizó, durante la revolución industrial, el trabajo duro en esta loca ciudad y hoy en día no para de zumbar, en honor al trabajo duro de sus gentes y, desde los atentados en el concierto de Ariadna Grande, es como un símbolo de paz y de unión que todo el mundo promociona e incluso muchos de sus habitantes se la han tatuado. La abeja es también el símbolo de los que quieren seguir en Europa, lo que no quiren el Brexit y a los que gritan si a la tolerancia y la libertad.

Antaño, a las fábricas textiles de la ciudad británica, se las conocían como "colmenas de actividad" y aquí, en sus fábricas y barrios obreros, se cocinó la Revolución Industrial y el movimiento cooperativo y también aquí, se comenzó a calentar la revolución tecnológica con el invento de la primera computadora programable, dando lugar a la creencia de que en esta ciudad llena de talento, cualquiera con una idea puede cambiar el mundo.

Una de las entradas al tolerante barrio del Village de Manchester

Lastima que los litros de alcohol que corren por las venas de la ciudadn a veces te confundan. Si bien la ciudad es  fresca, como una pinta de cerveza de las que sirven en Sinclair Oyster como hace ya más de 150 años (y que por cierto puedo confirmar que es el sitio más barato para beber pintas de todo el norte de Inglaterra),  y cosmopolita como la música drag que suena en el loco barrio del Village, también es sucia como cualquier ciudad liberal que se olvida que no todo es fiesta en la noche y que por la mañana hay que ir a trabajar y es entonces, cuando se nota que no se pagan muchos impuestos y que los servicios brillan por su ausencia. Pero además a Manchester se le comienza a ver un toque de  impersonal como todas las ciudades que se venden al turismo de masas y sus centros comerciales, olvidándose muchas veces de esa parte antigua que tanto hace por la cultura del pueblo. Es un tópico que me repito, pero cada vez más cierto, que las ciudades hoy son de los turistas, los inmigrantes y los adolescentes que se mueven por sus centros comerciales, en un movimiento acultural sin precedentes y cada día mas viralizable.


La navidad toma las calles del viejo Manchester, disfrazándola de tradiciones

Manchester tiene mercados en Albert Square, Piccadilly Gardens, Exchange Square y St Annes Square todo el año, y éstos se multiplican por todo el centro durante el período de Navidad, creando un "cálido ambiente". Pero es en el barrio Norte (Northern Quarter), antaño decadente y obsoleto, donde ahora se abre un área independiente llena de cafés, bares, tiendas y restaurantes. Los edificios viejos se han puesto a buen uso, y las calles se utilizan como lugares para rodar películas o hacer sesiones fotográficas de moda y fiestas. Es en esta zona, donde uno puede comerse uno de los pasteles de riñones tradicionales de las abuelas inglesas  como los hacen en Mr.Thomas Chop House desde hace nás de cien años o acercarse hasta el moderno Solita  para comer la hamburguesa más grande y sabrosa de la ciudad con un nombre más que sugerente, "una sola vez en la vida",  mientras escuchas un  concierto o tomas unas copas. 
Y es en este Mancherter donde uno puede recobrar los aires de las vieja ciudad que nunca debió de marchar: la de las tertulias futboleras de los pubs mientras fuera resuena la lluvia, la de los ambientes estudiantiles de la universidad donde hoy los jóvenes, como mi sobrino Josemi, investigan al amparo de viejos y antiguos sabios y científicos que hicieron suya Manchester ( en 2010 dos cientificos rusos de la universidad de Mancherter, Andre Geim y Konstantin Novoselov recibieron el Nobel de Física por sus aplicaciones del grafeno), o el soniquete las calles y callejones húmedos y empedrados de las antiguas fábricas de hilo y algodon donde hoy se instalan jóvenes emprendedores buscando fama y fortuna en esta ciudad que no duerme. Esa es la ciudad que sus sesudos gobernates deberían intentar recobrar.
 El aroma de una pinta de cerveza en antiguos pubs cargados de historia y charlando de las aplicaciones del grafeno te trae recuerdos de otro Manchester




2 comentarios:

  1. Magnífica descripción de Manchester. Yo añadiría que tiene un clima un tanto peculiar,ya que puede llover, nevar, hacer un viento terrible y salir algún rayo de sol en la misma mañana. He oído que se le llama Windchester y también podría llamarse Rainchester, ya que la lluvia es una invitada que no se va nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de ese clima es que si llueve al pub de tertulia, si nieva pues lo mismo y si hace sol pues a la terraza jajajaj, besos

      Eliminar